martes, 31 de enero de 2012

Megaupload: Censura e hipocresía

He tardado en pronunciarme, es la dejadez más que la inspiración, pero no podía quedar sin decir nada del cierre de Megaupload, of course.

Como todos sabéis, el pasado día 19 el FBI clausuró la web de descarga e intercambio de archivos Megaupload. Ese hecho no sólo jodió a los internautas que cuentan con ella diariamente tanto para ver series y películas como para intercambio de archivos propios, si no que inició una guerra en Internet promovida por Anonymous.

Y es que ya está bien de que nos tomen el pelo.
¿Qué daño hace el que nos podamos descargar música, películas o series por Internet? ¿Hasta qué punto daña a la industria del cine o de la música? Mayor o menor su número de pérdidas, lo que sí que está claro es que censurando contenidos la red no van a conseguir que vayamos al cine o compremos CDs a precios desorbitados.
De toda la vida el mercado se ha regido por la oferta y la demanda. Si una industria está vendiendo algo a un precio que los usuarios no creen justo, no lo van a comprar. Es verdad que hay gente que si lo tiene gratis en Internet no se le va a ocurrir pagar por ello, pero hay otros que si algo les gusta de verdad si lo seguirán haciendo, por lo tanto, si la industria está perdiendo dinero por las descargas, que haga algo por recuperar ese mercado antes de luchas contra algo que en verdad, les favorece. Como bien dijo Liam Gallagher a raíz de todo esto :

"Descargar es lo mismo que yo hacía: solía grabar en cintas las canciones, los éxitos, que me gustaban de la radio. No me importa. Odio ver a todas esas grandes estrellas del rock quejándose. Al menos están descargando tu puta música, idiota, y te están prestando atención, ¿sabes? Deberías apreciar eso, joder. ¿De qué te quejas? Tienes cinco puñeteras casas enormes, así que cállate."

Y no le falta razón. Y así es como nos empiezan a gustar las cosas. Yo, sin ir más lejos, tomo un primer contacto con series, películas y música por Internet. Lo escucho, me intereso, me gusta y me aficiono. Y cuando algo me ha gustado tanto que creo que merece la pena, lo compro. Nunca compraría una película que no haya visto antes. Tengo DVDs de películas que me gustan y me interesa tener con más material del que pueda encontrar en Internet. Por lo tanto, si no fuera por las descargas no compraría un carajo. Y sé que no soy la única. Ergo: que no se quejen porque la red de redes les está abriendo muchas puertas, es la mejor vía publicitaria.

El único mercado que veo que más pierde es el de los videojuegos, porque ahí si que ya... A parte de que es lo más caro, el juego original no tiene nada más que ofrecer que el pirata, por eso deberían añadir algo, como figuritas, comics... Y esto es lo que deberían hacer todos aquellos que se vean afectados por las "descargas ilegales", mejorar sus productos añadiendo cosas que un archivo web no pueda ofrecer, como por ejemplo: Añadir merchandising, libros, figuritas, disponibilidad en diferentes formatos, imaginación señores! Seguro que hay cosas que atraen a los fans. Pero sobretodo, ya va siendo hora de bajar los precios. Las cadenas de televisión deberían habilitar canales virtuales en los que colgaran los capítulos de sus series porque, las hacen gratis por la tele, ¿no?. Lo mismo es pues que yo los vea online. Si no fuera por Internet, las series sólo serían disfrutadas por quién sintonizara los canales. Y con las maravillas que se están haciendo por ahí, sería una gran pérdida.

No podemos estar más que indignados, y es que cuidadin con la ley Acta:



Y a ver qué pasa con el gordo de Megaupload, seguiremos las últimas noticias.

En fin, que tratar a una persona que descarga una canción de delincuente me parece exagerado, cutre y vergonzoso. Señores del FBI, creo que sería más efectivo que se ocuparan primero de solucionar los problemas que dañan a muchos cada día, y ya cuando estemos todos contentos, ocúpense de los pequeños problemas que hacen un poquito de pupita a una minoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada