martes, 23 de febrero de 2010

23F, veintinueve aniversario

Para continuar recordando un día como hoy, vuelvo a publicar un artículo de mi blog viejuno.

En 1981, España vivía en un clima de crispación: ETA estaba en sus momentos más activos, se produjeron un gran número de asesinatos, la UCD esta desestabilizada y el presidente del gobierno, Adolfo Suárez, totalmente desgastado. Este ambiente hace que los militares quieran imponer “estabilidad” cuanto antes.
Así pues, el 23 de febrero de ese mismo año, un grupo de guardia civiles encabezados por el Teniente Coronel Tejero, irrumpieron en el Congreso de los Diputados, en plena investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como sucesor de Suárez a presidente del gobierno.

Pasaban las 6 de la tarde cuando el congreso fue atacado. Los diputados estuvieron en su interior sin poder salir ni decir una palabra hasta las 12 del mediodía del día siguiente cuando comenzaron a salir los primeros. En todo ese tiempo, el país estuvo con el corazón en un puño, todo el mundo esperaba lo peor y hasta hubo gente que huyó o quemó documentos de partidos de izquierdas.

Photobucket

Pero finalmente, y por fortuna, todo quedó en un susto, el golpe fracasó y la democracia continuó. Y aquí es dónde vienen las dudas, ¿qué pasó realmente ese día? ¿qué fue lo que sucedió para que tan elaborado golpe no saliera adelante? ¿quién estaba detrás?

Durante estos 29 años, varios autores han estado hablando y escribiendo sobre este suceso. Intentando despejar algunas incógnitas y llegar a esclarecer algo.
Este fallido golpe me llamó siempre mucho la atención por todo lo que sigue escondiendo, por lo que me leí un libro de José Oneto y otro de Pardo Zancada, a través de los cuales llegué a la conclusión de que estas pueden ser las causas de por qué falla el golpe:


ARMADA NO PUEDE ENTRAR EN EL PALACIO DE LA ZARZUELA

Alfonso Armada Comyn fue secretario y hombre de confianza del Rey antes que Sabino Fernández (recientemente fallecido), que es quien lo era en el momento que se produjo el golpe. Por aquel entonces Armada era Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército, y su plan era entrar en la Zarzuela en el momento en que se produjeran los hechos para convencer al Rey de sumarse al golpe, a lo que no tendría más remedio que acceder para evitar una guerra civil.

Pero ese día, Sabino Fernández Campo, que sabía el acuerdo que Armada tenía con los golpquistas, prohibió la entrada de Armada en la Zarzuela para evitar sembrar el caos, y así fue. Lo que desconcertó por completo a Armada, quien se enfureció mucho, ya que sin él dentro de la Zarzuela, el procedimiento sería mucho más difícil ya que los golpistas no contaban con el apoyo del Rey.

Armada intentó solucionarlo acercándose al Congreso y haciendo entrar en razón a Tejero con un plan alternativo, lo que tampoco sirvió, y lo único que salió de esa conversación fue una gran discusión entre Armada y Tejero que podría haber acabado mucho peor.

Actualmente, Armada es el mejor cultivador de camelias del mundo y sigue repitiendo que no sabe por qué fue condenado si siempre estuvo al servicio de la Corona. Sus declaraciones son:
"Yo fui al congreso a buscar una solución que permitiese salir de aquel embrollo, que no hubiese sangre que se liberase a los diputados. Es falso que esa solución fuese un gobierno de coalición presidido por mí. No he tenido ni tengo ambiciones políticas. Sólo he querido servir a España y al régimen monárquico que lo encarna"

De todos modos, Alfonso Armada Comyn fue condenado a seis años de cárcel por el Consejo Supremo de Justicia Militar, mientras que la petición fiscal había sido de 30 años y pérdida de empleo.


TEJERO, QUE ES EL QUE DESENCADENA EL GOLPE, ES TAMBIÉN QUIEN LO PARA

Lo que hace que Tejero se eche atrás es exactamente lo que Armada desmiente. El plan inicial era acabar con el gobierno actual e iniciarse uno estrictamente militar, presidido por el Capitán General de la III Región, Jaime Milans del Bosch.

Pero cuando las cosas se empezaron a torcer, el resto de las Regiones militares no se unieron a Milans y Armada no estaba en la Zarzuela, éste fue a hablar con Tejero para proponerle una única salida: un gobierno de coalición presidido por él mismo, por Armada. A lo que Tejero respondió con una negación rotunda, ya que se dio cuenta que lo habían utilizado, que no había iniciado todo eso para acabar con un gobierno de políticos y que el golpe de Armada, no era su golpe.

Antonio Tejero Molina ya fue condenado por un intento de golpe anterior, en 1978, “Operación Galaxia” por el que estuvo en la cárcel durante siete meses. Pero fue por su participación en el 23F por lo que estuvo en prisión hasta 1996. Las ganas de cambiarlo todo del Teniente Coronel de la Guardia Civil crecen entre 1975 y 1981, años en los que murieron varios de sus subordinados asesinados por ETA. Tejero estuvo varios años en Guipúzcoa y ver perder a sus hombres uno a uno le marcó. Otro de los detonantes que impulsaron a Tejero a participar en el golpe fue el Decreto de Disolución de la Guardia Civil en 1980, en el que dejaba de ser un cuerpo militar. Tejero encontró comprensión en Valencia, donde conoció a Milans del Bosh. Ambos buscaban lo mismo.

Tejero fue condenado a 30 años de cárcel, pero en 1996 le fue concedida la condicional y actualmente vive en un pueblo de Málaga, su ciudad natal.


MILANS DEL BOSCH ES EL ÚNICO QUE DECLARA EL ESTADO DE SITIO

El golpe comenzó a ser un golpe de estado a ojos de todos a raíz del bando de guerra que emitió el Teniente General Milans del Bosch, en el que se temía una guerra civil y una posterior dictadura militar. Milans sacó los tanques por Valencia y decretó el estado de excepción. Posteriormente, según el plan, se suponía que el resto de regiones militares debían seguir los pasos de Valencia. pero esto no fue así, ya que el Rey se adelantó y se reunió con todos los Capitanes Generales, quienes se reunieron a la legalidad.

El Rey lo tuvo claro cuando habló con Milans:
“Te juro Jaime, que ni abdicaré la Corona, ni abandonaré España. Quien se subleve debe saber que puede provocar una guerra civil y será responsable de ella“

Jaime Milans del Bosh y Ussía a pesar de encontrarse solo, se negó a entregar las armas hasta las 5 de la mañana del día 24, cuando fue detenido. También se preocupó mucho de conseguir que Tejero y sus hombres escaparan del país, pero tampoco tuvo éxito.

Fue condenado a casi 30 años, pero en 1991 fue puesto en libertad por su avanzada edad. Nunca llegó a mostrar arrepentimiento por su participación en el golpe. Falleció en 1997.


FALLA LA DIVISIÓN ACORAZADA

La División Acorazada eran los refuerzos que debían llegar al Congreso después de Tejero, pero ninguno de sus dirigentes estaban donde debían estar según lo previsto.

El Coronel San Martín, responsable del Estado Mayor de la División, en vez de ir a Zaragoza vuelve a Madrid con el General Juste Fenández, quien ya había llamado a Zarzuela para preguntar por Armada y había provocado la primera alarma.
El General Torres Rojas que debía dirigir la División desde Coruña, tampoco se encuentra ahí ya que volvía también a Madrid porque no se fiaba de Juste.
El Comandante de Infantería Ricardo Pardo Zancada, es el único que cumple con lo previsto, a pesar de que algunos de sus compañeros intentaran impedírselo, incluso llegaron a encerrarlo en un baño. Pero Pardo quiere ser fiel a sus compañeros y cumple con lo acordado con Milans. Pardo Zancada sostiene que el golpe no se entiende sin el respaldo del Rey, y que Armada al negarlo todo, lo único que hace es delatar toda su participación.


EL ELEFANTE BLANCO

El famoso Elefante Blanco era quién tenía que culminar el golpe, o como dijo el Comandante José Luís Cortina, también implicado:
“Cuando venga el que tenga que hablar a los parlamentarios y hable del Elefante Blanco, todos los comprometidos darán su aprobación a la propuesta“

Pero ¿quién o qué era el Elefante Blanco? Según el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, sólo había dos personas que conocieran su identidad, y una era el mismo Suárez. Pero esto nunca se podrá concretar debido a la enfermedad que padece, y Adolfo Suárez es y será uno de los hombres que más podría contar sobre el golpe.

Hay quien sostuvo que la hipótesis de que el Elefante Blanco podría haber sido el mismo Rey, una vez que Armada hubiera hablado con él. También se habló de que el Elefante no era otra cosa que ‘el símbolo de la intervención militar en la política: una expresión dirigida por el Ejército’. Por otra parte, Pardo Zancada se reafirma en su hipótesis de que el Elefante Blanco no era otro que el propio Armada.

Fuera lo que fuera, el Elefante Blanco nunca apareció.

El golpe de estado del 23 de febrero de 1981, fue un hecho muy importante en nuestra historia, algo muy investigado y de gran interés. Varios años después de los sucesos salieron a la luz las conversaciones telefónicas que se tuvieron esa noche desde el teléfono del Congreso. En ellas podemos oír a la esposa de Tejero diciendo que lo habían dejado tirado como una colilla, o como va creciendo la tensión de los implicados, que a pesar de eso siguen ocultándoselo a Tejero y animándolo a que continúe.

Encontré algunas entre Tejero y Juan García Carrés, el único civil imputado por el golpe, no tienen desperdicio.




Quizá durante los años sigan saliendo a la luz nuevas claves, nuevas pistas, nuevas conversaciones, o quizás no. Pero lo que sí parece estar claro es que por mucho que se investigue, siempre quedarán cabos por atar, ya que toda la verdad solamente la saben los verdaderos implicados, muchos jamás dirán nada, otros ya no pueden.

Han pasado 29 años y siguen saliendo novedades y hablándose de ello en televisión cada 23 de febrero. Y pueden pasar otros 29 años más que lo seguiremos recordando y cuestionando.

2 comentarios:

Ariel dijo...

No caigo del todo: ¿esta excelente crónica es obra tuya? La leí de un tirón, no había leído textos tuyos de este calibre! Te felicito.

Saludos.

iña dijo...

Sí que es mio si, lo escribí para un discurso de clase, y lo renuevo cada año.

Me gusta que te guste :D
Es real como la vida misma y lo loquetes que estamos en este país jeje.

Publicar un comentario en la entrada